Emulador multiconsola para Android e iOS, explicado paso a paso

Encontrar un emulador es bastante simple. Normalmente disponemos de varias opciones y la decisión dependerá de los gustos personales en cuanto a compatibilidad, rendimiento, facilidad de uso, diseño del interfaz, etc. Sin embargo, el hacer funcionar un emulador puede ser complicado la primera vez, sobre todo en el caso de consolas que necesitan de un archivo de BIOS. Por ello he decidido seleccionar una App que, por una parte, está disponible tanto para Android como para iOS, y por otra solventará de un plumazo la emulación de las consolas más conocidas. Y además es gratuita, por lo que puede probarse sin problemas.

Nota importante para los usuarios de iOS

La ejecución de emuladores en iOS requiere de jailbreak.

RetroArch: todas las consolas en una sóla App

Y es que RetroArch no es tanto un emulador, sino una unión de emuladores en uno solo paquete. Ya estemos buscando emuladores de Nintendo NES, Super NES, Gameboy Advance, Sony PlayStation, Sega Master System, Genesis/Megadrive, o muchas otras, es una gran opción para comenzar la búsqueda de un buen emulador en Android. RetroArch incluye detección plug and play de mandos externos USB y Bluetooth, guardado de partida, rebobinado y avance rápido en vivo, controles táctiles configurables, y mucho más. Lo mejor de todo, es totalmente gratis y sin publicidad.

Una buena colección de emuladores de consola en un sólo paquete. Si no tenemos el tiempo para encontrar el emulador perfecto para una consola en particular (o simplemente queremos una aplicación para manejar la mayor parte de nuestro retrogaming), RetroArch es una excelente elección.

Instalar RetroArch

RetroArch está disponible en Google Play
RetroArch está disponible en Google Play

La instalación de RetroArch es muy sencilla, tanto en Android como en iOS (con jailbreak ya aplicado):

Copiar las ROMs al dispositivo

Como veíamos en ¿qué son los emuladores? además del propio emulador necesitamos la imagen digital del juego, lo que se conoce como ROM. Dichas ROMs, normalmente disponibles en forma de archivo ZIP, deberemos copiarlas a nuestro dispositivo, y colocarlas en el directorio que prefiramos. Por ejemplo en Android podemos crear un directorio dentro de la carpeta “sdcard” que se llame “ROMs”, y dentro de este ir creando directorios con el nombre de las consolas a las que correspondan las ROMs: “NES”, “SNES”, etc. La estructura sería por tanto:

/sdcard/ROMs/NES/Super Mario.zip

Copiando archivos a un Android desde un Mac
Copiando archivos a un Android desde un Mac

Para pasar las ROMs al dispositivo lo más sencillo es conectarlo al PC o MAC mediante un cable USB y utilizar el explorador de archivos para transferirlos, ya que aparecerá disponible como si hubiésemos pinchado un pendrive o un reproductor de música. En caso de usar un Mac, necesitaremos instalar primero la aplicación Android File Transfer creada por Google para tal fin.

Copiar la BIOS al dispositivo

También comentábamos en ¿qué son los emuladores? que ciertas consolas, como la Sony PlayStation, además de la ROM del juego necesita la BIOS de la propia consola. En el caso de la PlayStation se trata de un archivo llamado comunmente “SCPH1001.BIN” (BIOS de la versión USA), y se puede encontrar para descargar con una sencilla búsqueda en Google, por ejemplo en esta página.

Una vez tengamos este archivo en nuestro PC, sólo tenemos que copiarlo en la misma carpeta que hemos copiado las ROMs de esa consola, en este caso la Sony PlayStation. Por poner un ejemplo, si ya hubiésemos copiado una imagen de CD del juego Spyro en una carpeta dedicada a la PlayStation:

/sdcard/ROMs/PlayStation/Spyro.iso
/sdcard/ROMs/PlayStation/SCPH1001.BIN

Estas son las consolas que necesitan un fichero de BIOS y enlaces donde descargarlos:

Ejecutar RetroArch por primera vez

Al ejecutar RetroArch por primera vez, lo primero que hará es descomprimir ciertos archivos. Esto puede tardar varios minutos, así que simplemente tendremos paciencia y esperaremos a que acabe.

Acto seguido nos pedirá calibrar la frecuencia de refresco de la pantalla (para mostrar los juegos de la manera más fluida posible). Durante unos segundos la pantalla cambiará de brillo, deberemos tocarla con el dedo algunas veces para simular una interacción real y que la calibración sea correcta. Este paso podemos repetirlo cuando queramos, en “Video Options > Calibrate refresh rate”.

Menú principal de RetroArch en Android
Menú principal de RetroArch en Android

Tras estos primeros pasos, ya tendremos RetroArch preparado para funcionar. Para jugar a cualquier juego:

  • Pulsamos “Load Game”, se nos muestra una lista de todos los “cores”, es decir, todos los emuladores que tiene intergados.
  • Cada core muestra su nombre y la plataforma a la que va destinado, así que por ejemplo para jugar a un juego de Nintendo SNES podemos elegir “Nestopia”.
  • Al elegirlo, se nos abrirá un navegador apuntando a nuestra carpeta “/sdcard”. Simplemente tendremos que navegar hasta donde hayamos copiado los juegos, en nuestro ejemplo sería en “ROMs”, luego “NES” y finalmente “Super Mario.zip”.
  • Si el archivo efectivamente contiene una ROM de este juego, comenzará a ejecutarse.
  • Si la pantalla se queda en negro, probablemente la ROM esté corrupta, y será mejor conseguirla de una nueva fuente.

Opciones interesantes

Aunque con la configuración por defecto RetroArch funcionará sin problemas, hay muchas opciones interesantes de cara a personalizar su funcionamiento. Destaco las más importantes:

  • Dentro de “Video Options”, “Aspect Ratio” nos deja elegir si la imagen debe de estirarse para ocupar toda la pantalla, o manteler la relación de aspecto de la consola original, sin deformaciones.
  • En “Audio Options” podemos activar “High Latency Mode” si nuestro equipo es poco potente y el sonido se escucha entrecortado, para intentar mejorarlo.
  • En “Input Options”, si tenemos conectado un mando USB o bluetooth, podemos activar “Configuration Autodetect” para que RetroArch asigne automáticamente los botones si es un modelo que conozca. Si no es así, deberemos desactivar esta opción y bajar a “Custom Binds” donde podremos ir mapeando los botones de uno en uno a nuestro gusto. Si usamos un mando externo, podemos desactivar el “Touchscreen Overlay”, que son los mandos táctiles que aparecen en la pantalla mientras jugamos, y que en ese caso sólo estorbarán.
  • Por último en “Path Options” podemos cambiar el “ROM directory” para que apunte a la carpeta donde hemos puesto nuestras ROMs, y así no tener que navegar hasta ella cada vez que ejecutemos un juego.

¿No te gustan los controles táctiles?

Con todo lo anterior ya tendremos nuestros juegos funcionando en nuestro dispositivo, sin embargo el tener que pulsar la pantalla táctil para jugar no es la mejor experiencia, como apreciaréis a los pocos minutos, ya que se pierde precisión, no hay feedback sobre si estamos o no pulsando el botón, la pantalla se llena de grasa, los dedos tapan la imagen, etc.

Los controles táctiles no son la mejor opción para disfrutar nuestros juegos retro
Los controles táctiles no son la mejor opción para disfrutar nuestros juegos retro

Es por ello que tenemos diferentes opciones para convertir nuestro dispositivo en una videoconsola portátil de verdad:

  • Conectar un mando de consola real mediante USB o bluetooth.
  • Conseguir alguno de los mandos diseñados específicamente para smartphones y tablets.
  • Hacernos con una retro consola, específicamente diseñada para ejecutar emuladores.

Recuerda que en esta misma web te ayudamos a encontrar los emuladores, archivos y accesorios necesarios para jugar los videojuegos clásicos. Todo está en el menú de más arriba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *