R.C. Pro-Am

RC Pro-AM, de Rareware, trajo combate con vehículos a la generación de 8 bits y creó su propio subconjunto de género de carreras. Tomando prestado su punto de vista isométrico, controles directos, y una jugabilidad rápida, muchos juegos siguieron el ejemplo. Rock and Roll Racing es el más evidente, pero incluso Mario Kart utilizó la idea de los potenciadores nacida en RC Pro-Am. Su esencia se puede sentir incluso en los juegos actuales. Otros elementos introducidos por RC Pro-Am serían las mejoras que aparecen en la pista (para la aceleración, velocidad máxima, y ​​agarre), cambios de vehículos (se comienza con un camión, pasamos a una camioneta, y finalmente, un coche de carreras) y armas (bombas, cohetes y estrellas de munición). El potenciador estrella, sin embargo, es la jaula que puede darnos a nosotros o a los oponentes (incluyendo bots) invencibilidad y la capacidad de dejarnos fuera de la carretera temporalmente.

Incluso con abundante munición, todavía tenemos que saber conducir para ganar una carrera de RC Pro-Am. Las primeras etapas son bastante sencillas, pero poco después los beneficios y los peligros vienen con toda su fuerza. Los “zippers” (conjuntos de puntas de flecha rojas) aumentará temporalmente la velocidad máxima durante una corta distancia, pero hay una gran cantidad de peligros a evitar, como las manchas de agua y paredes retráctiles que nos destrozan al instante.

Más tarde en el juego, hay algunas pistas verdaderamente inventivos y desafiantes. Hay etapas en las que encontraremos un rastro de zippers y luego al azar, habrá una pared móvil programada de manera que si vamos segundos y se mantenemos una velocidad decente, nos golpeará justo al llegar, mientras que todos los demás la esquivarán. O las manchas de aceite justo en la trazada perfecta de derrape de una curva con zippers. RC Pro-Am muestra realmente el epítome de lo que fueron los juegos clásicos: jugabilidad increíble junto con endiabladas pistas casi imposibles.

Pero eso nos lleva a otro punto a resaltar, el derrape. Para ganar en RC Pro-Am debemos dominar el derrape de los vehículos. Dado que es un juego de dos botones, acelerar y ya, el derrape se consigue pulsando el botón de giro, pero no contínuamente. El derrapar nos frena y produce un sonido molesto, pero también da una ventaja ofensiva si sabemos lo que estamos haciendo: podemos derrapar, golpear a un enemigo, luego rodear su destrozado chasis y pasarle. Por supuesto, esto parece muy anticuado en comparación con los juegos modernos donde uno se puede convertir en un contrabandista con muy poco esfuerzo, pero a la vez es un arte. En pocas palabras: es increíble que un juego de carreras tan bien elaborado haya nacido en la era de los 8 bits.

Recuerda que en esta misma web te ayudamos a encontrar los emuladores, archivos y accesorios necesarios para jugar los videojuegos clásicos. Todo está en el menú de más arriba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *