Mortal Kombat

Si pensabas que Grand Theft Auto y Manhunt fueron los primeros juegos que generaron el debate sobre la “violencia en videojuegos”, necesitas una lección de historia de la era de los 16 bits. Con Street Fighter 2 trayendo nueva vida a los arcades, había muchos clones intentando hacerse hueco. Para tener éxito, cada luchador tenía que tener algo notable para hacer que destaque.

Mortal Kombat fue un juego de lucha asesina en todos los sentidos de la palabra. Además de sólida acción de lucha que se puede esperar de un juego estelar, fue también conocido por su uso abundante de la sangre y los patentados movimientos finales que a menudo mostraban violencia bastante gráfica. Por supuesto, la sangre pixelada es bastante inocente para los estándares de hoy en día, pero hubo un montón de padres y políticos que se escandalizaron por ella en aquel momento.

Acclaim Entertainment posee los derechos exclusivos de las conversiones para consola de Mortal Kombat y sus sucesores. Tanto Sega como Nintendo querían el juego desesperadamente, y ambos pagaron muy bien a Acclaim para conseguirlo. Sólo hay una pequeña diferencia entre los dos, pero que resultó ser el punto de distinción en ventas entre ellos. La conversión de Mega Drive fue fiel al arcade original, hasta los movimientos finales sangrientos. La versión de Super Nintendo, por otra parte, no lo fue. Acclaim se vio obligada a retirar los movimientos finales de la conversión de SNES debido a las estrictas normas de control de calidad de Nintendo.

Como no tenía mucho sentido jugar Mortal Kombat sin la sangre y movimientos finales, la versión de Mega Drive vendió más que la de SNES en una proporción de 4 a 1. Los fans de Mega Drive no se sentían tan mal por haber tenido una conversión ligeramente inferior de Street Fighter 2, ahora que tenían la versión no censurada de Mortal Kombat en sus habitaciones.

Recuerda que en esta misma web te ayudamos a encontrar los emuladores, archivos y accesorios necesarios para jugar los videojuegos clásicos. Todo está en el menú de más arriba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *