La saga Final Fantasy

Antes de que Sony tomase la audaz decisión de enfrentarse a Sega y Nintendo en la ultra-competitiva industria del videojuego, ya había colaborado con Nintendo para desarrollar una unidad de CD para la consola Super Nintendo. Nintendo incumplió el contrato y, en última instancia, decidió abandonar el formato CD, así que Sony decidió crear la PlayStation por su cuenta y hacer que Nintendo se arrepintiera de su decisión.

Además de ganar un nuevo competidor, Nintendo sufrió la pérdida de Squaresoft como principal editor de terceros. Square, enojado por la decisión de Nintendo de seguir con el formato de cartucho en lugar del CD, cerró todas las relaciones con la empresa y en su lugar comenzó a producir títulos en exclusiva para la PlayStation, incluida la saga Final Fantasy.

Como primer juego de Final Fantasy en tres dimensiones, Final Fantasy VII fue un hito en el género RPG. Para muchos jóvenes impresionables de una nueva generación de videojuegos, fue una introducción al género, y fue un escaparate temprano de lo que se podría hacer con las secuencias cinemáticas generadas por ordenador y la narración oral. A pesar de que puede no haber sido el mejor Final Fantasy en cuanto a mecánica de juego, está sin duda en lo alto de la cadena alimentaria en términos de personajes icónicos y experiencias de la época de los 32 bits.

La PlayStation también vería los lanzamientos muy esperados de Final Fantasy VIII y Final Fantasy IX (cada uno de los cuales fue recibido con excelentes críticas y enormes ventas). Final Fantasy VII terminó con 9,8 millones de copias en todo el mundo y las secuelas con 6 millones y 5,08 millones, respectivamente.

Final Fantasy VIII y IX realmente mostraron el crecimiento de Square en el uso de música de alta calidad y gráficos para contar historias. La longitud de los juegos también fue bastante impresionante. Final Fantasy VII abarcó varios discos en su lanzamiento en 1997 en Japón, poco más de dos años después del lanzamiento de la consola, utilizando el espacio del disco para poner personajes renderizados en 3D sobre fondos pre-renderizados, así como ofreciendo el combate en 3D y escenas cinemáticas pre-renderizadas. Final Fantasy VIII y IX dieron un paso más para llenar cuatro discos cada uno. De hecho, la calidad de las CGI (Computer Generated Imaginery) hizo a Square entonces más famosa de lo que había sido después de su éxito con las anteriores consolas de Nintendo.

Tras estos éxitos, el enorme flujo de ingresos ayudó a financiar los esfuerzos de la compañía por irrumpir en otros géneros del videojuego. Mientras Square no vería tanto éxito en estas áreas, estos videojuegos hicieron a los fans congraciarse aún más con la empresa, lo que lleva a algunos a especular que Squaresoft por sí sola podía elegir qué consola iba a ganar las guerras de su generación.

Recuerda que en esta misma web te ayudamos a encontrar los emuladores, archivos y accesorios necesarios para jugar los videojuegos clásicos. Todo está en el menú de más arriba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *